vigilanciaonline.es.

vigilanciaonline.es.

Los 5 peores tipos de ransomware

Introducción

Los ataques de ransomware son una amenaza cada vez más común en el mundo digital en que vivimos. Estos ataques pueden ser devastadores para individuos y empresas, ya que se encriptan los datos y sólo se liberan después de que se pague un rescate. Sin embargo, no todos los tipos de ransomware son iguales, algunos son más peligrosos que otros. En este artículo, exploraremos los cinco peores tipos de ransomware y cómo pueden afectar a sus víctimas.

CryptoLocker

CryptoLocker fue uno de los primeros tipos de ransomware que atrajo la atención internacional. Fue descubierto en 2013, y sólo un año después se estima que causó pérdidas de alrededor de $27 millones. Este tipo de ransomware se propaga por correo electrónico y sitios web infectados, y una vez que se ejecuta, encripta los archivos en la máquina de la víctima y solicita un pago en bitcoin para su liberación. Lo que hace que CryptoLocker sea especialmente peligroso es su capacidad para encriptar archivos muy rápidamente, y su demanda de un pago en un plazo muy corto de tiempo. Esto significa que las víctimas no tienen mucho tiempo para tomar medidas preventivas después de que su máquina sea infectada.

WannaCry

WannaCry fue el tipo de ransomware más notorio y devastador de 2017. Se propagó a través de una vulnerabilidad en el sistema de Windows llamada EternalBlue, y afectó a más de 200,000 equipos en todo el mundo en menos de 24 horas. El malware encripta los archivos y exige un rescate en bitcoin, y se cree que el ataque fue orquestado por hackers norcoreanos. Lo que hace que WannaCry sea especialmente peligroso es su capacidad de propagación a través de una red muy rápidamente, es decir, una sola computadora infectada en una red puede infectar a miles en poco tiempo. Se recomienda que todas las organizaciones que aún usan computadoras con Windows 7 o versiones anteriores, instalen los parches de seguridad adecuados para prevenir futuros ataques.

Locky

Locky fue uno de los ransomware más populares en 2016, y aunque ha disminuido en popularidad, todavía es un problema para muchas empresas y usuarios en todo el mundo. Se distribuye a través de correo electrónico fraudulento, generalmente enmascarado como una factura o un archivo de Excel. Una vez que se ejecuta, encripta los archivos de la máquina y exige un rescate en bitcoin. Lo que hace a Locky especialmente peligroso es su capacidad para cambiar regularmente su método de distribución, lo que lo hace difícil de detectar y prevenir. Además, el malware utiliza una fuerte encriptación, lo que hace difícil o imposible recuperar los archivos sin la clave de decodificación.

Petya

Petya es otro tipo de ransomware que disfrutó de una gran cantidad de éxito en 2017, afectando a empresas y usuarios de todo el mundo. Utiliza una técnica de propagación llamada exploit SMB, que le permite moverse a través de una red sin la necesidad de interacción del usuario. Una vez que se ejecuta, inutiliza el sistema operativo y exige un rescate en bitcoin. Lo que hace a Petya particularmente peligroso es su capacidad de propagación a través de una red sin la necesidad de fisuras de seguridad en los sistemas de la red, y la imposibilidad de recuperar los archivos una vez que están encriptados. Además, Petya ha sido conocido por atacar sistemas críticos, como los empleados en la infraestructura de energía.

Cerber

Cerber es un tipo de ransomware relativamente nuevo, pero ha ganado atención recientemente debido a su capacidad para evadir soluciones de seguridad. Se distribuye a través de correos electrónicos de phishing, con un archivo adjunto disfrazado de archivo de sonido. Una vez ejecutado, encripta los archivos en la máquina y exige un rescate en bitcoin. Lo que hace a Cerber particularmente peligroso es su capacidad para evadir la detección de soluciones de seguridad, como firewalls y software antivirus. El malware tiene múltiples funciones para garantizar que no sea detectado, por ejemplo, utiliza técnicas de ofuscación en su código y encriptación sorpresiva para protegerse.

Conclusión

En resumen, los ransomwares son una amenaza real y persistente para individuos y empresas. Los tipos de ransomware mencionados anteriormente son sólo algunos de los peores y más peligrosos. La mejor manera de prevenir los ataques es educar a los empleados sobre las prácticas de seguridad y asegurarse de que todas las soluciones de seguridad estén actualizadas. Si su máquina está infectada, no recomendamos pagar el rescate ya que esto sólo perpetúa la industria del ransomware. En su lugar, busque los servicios de profesional en ciberseguridad para ayudar a recuperar sus archivos.