vigilanciaonline.es.

vigilanciaonline.es.

El peligro de las wifis públicas y cómo navegar de forma segura

Introducción

En el mundo digital en el que vivimos, estar conectados a internet es algo indispensable en nuestro día a día. Ya sea para comunicarnos con nuestros amigos y familiares, trabajar o simplemente disfrutar de un rato de ocio, lo cierto es que la red se ha convertido en una herramienta fundamental. De hecho, cada vez son más los establecimientos públicos que ofrecen acceso wifi gratuito a sus clientes, como cafeterías, aeropuertos, bibliotecas, entre otros. Sin embargo, lo que muchos desconocen es que conectarse a una wifi pública esconde riesgos para la seguridad de nuestros dispositivos y de nuestros datos personales. En este artículo, explicaremos cómo navegar de forma segura en estas redes y cuáles son las principales amenazas a las que nos enfrentamos.

¿Qué son las wifis públicas?

Las wifis públicas son aquellas que se encuentran en lugares de acceso común y que no requieren una contraseña para conectarse. Estas redes inalámbricas pueden ser encontradas en sitios como parques, plazas, centros comerciales, universidades, entre otros. Además, también son conocidas como hotspots, puntos de acceso o redes abiertas. En general, estas wifis públicas ofrecen una cobertura limitada y suelen ser más lentas que las redes privadas. Sin embargo, tienen la ventaja de ser gratuitas y accesibles en cualquier momento y lugar. De ahí su gran popularidad.

Riesgos asociados a las wifis públicas

Sin embargo, tal y como hemos mencionado anteriormente, conectarse a estas redes puede resultar peligroso para nuestra seguridad y privacidad. A continuación, se detallan algunas de las amenazas más comunes asociadas a las wifis públicas:

1. Intercepción de datos

Una de las mayores preocupaciones al conectarse a una wifi pública es que los datos que enviamos o recibimos puedan ser interceptados por terceros. Esto es especialmente peligroso si estamos realizando operaciones bancarias, compras en línea o compartiendo información personal, ya que corremos el riesgo de que nuestros datos bancarios, contraseñas o información personal caigan en manos equivocadas. El proceso de interceptación de datos se conoce como sniffeo. Los hackers utilizan programas diseñados específicamente para interceptar el tráfico de datos que se transmite por la red. Estos programas son capaces de capturar toda la información que circula a través de la wifi pública, desde el correo electrónico hasta la información de inicio de sesión en una página web.

2. Malware y virus

Otra amenaza común asociada a las wifis públicas es la propagación de malware y virus en los dispositivos conectados a la red. Si el software de seguridad de nuestro dispositivo no está actualizado o no se encuentra debidamente configurado, podemos ser víctimas de algún tipo de ataque. En concreto, los hackers pueden utilizar las wifis públicas para enviar virus o malware a nuestro dispositivo. Estos programas pueden ser diseñados para robar información, tomar fotografías o vídeos sin nuestro conocimiento o controlar nuestro dispositivo.

3. Phishing

El phishing es una técnica de fraude electrónico que consiste en engañar a las personas para que revelen información personal o financiera a través de correos electrónicos fraudulentos. Los hackers pueden utilizar las wifis públicas para enviar correos electrónicos falsos y obtener así información valiosa. Por ejemplo, un hacker podría enviar un correo electrónico haciéndose pasar por un proveedor de servicios de internet que solicita al usuario que verifique sus datos de inicio de sesión en una página web. Si el usuario cae en la trampa y proporciona sus datos personales y de acceso, el hacker podría utilizar esta información para robar su identidad o realizar operaciones fraudulentas con su información bancaria.

4. Ataques de hombre en el medio

Los ataques de hombre en el medio (MITM, por sus siglas en inglés) son otra forma de ataque que puede ocurrir en una wifi pública. Los hackers pueden utilizar esta técnica para interceptar los datos que se transmiten entre dos dispositivos, como un teléfono móvil y una página web. En un ataque MITM, el hacker se sitúa entre los dos dispositivos y captura los datos que se intercambian. De esta manera, puede obtener información personal, contraseñas o datos bancarios. Este tipo de ataque es especialmente peligroso en wifis públicas, ya que la conexión no está cifrada y los datos pueden ser fácilmente capturados.

Consejos para navegar de forma segura en wifis públicas

Ante estos riesgos, es comprensible que muchos usuarios se mantengan alejados de las wifis públicas. Sin embargo, esto no siempre es posible o deseable. Por ello, a continuación, se ofrecen algunos consejos para navegar de forma segura en estas redes:

1. Utiliza una red privada virtual (VPN)

Una de las formas más efectivas de proteger tus datos y conexión en una wifi pública es a través de una red privada virtual (VPN). Una VPN cifra toda la información que se envía desde tu dispositivo hacia la red y viceversa, lo cual dificulta la tarea de los hackers para interceptar tus datos. Además, una VPN permite que tu dirección IP (el identificador único que tiene tu dispositivo) se oculte, lo cual dificulta que alguien te rastree en línea. Existen muchas opciones de VPN disponibles en el mercado, algunas de pago y otras gratuitas.

2. Mantén tu software de seguridad actualizado

Otro consejo importante para navegar de forma segura en wifis públicas es mantener tu software de seguridad actualizado. Los programas antivirus y anti-malware deben tener sus definiciones actualizadas para detectar todo tipo de amenaza, incluyendo las más recientes. Además, es importante cambiar tus contraseñas periódicamente y asegurarte de que estas no sean fáciles de adivinar.

3. Evita conectarte a redes desconocidas

Otro consejo importante es evitar conectarte a redes desconocidas o no confiables. En general, es recomendable conectarse solo a redes que sean conocidas y que tengan buenas opiniones. Además, es importante prestar atención al nombre de la red a la que te estás conectando. A veces, los hackers crean redes con nombres similares a las redes confiables para engañar a los usuarios. Asegúrate de estar conectándote a la red correcta antes de introducir tus datos personales o bancarios.

4. No realices operaciones sensibles desde una wifi pública

Por último, es recomendable no realizar operaciones sensibles desde una wifi pública. Evita realizar compras en línea, operaciones bancarias o enviar información personal mientras te encuentres conectado a una wifi pública. Si necesitas hacerlo, utiliza una VPN y asegúrate de que la página web tenga un certificado de seguridad válido.

Conclusión

En conclusión, conectarse a una wifi pública puede ser peligroso si no se toman las medidas necesarias para proteger tus datos personales y tu privacidad. Como hemos visto, los riesgos están presentes, pero también existen medidas preventivas que se pueden tomar para navegar de forma segura. Siempre es mejor prevenir que lamentar, así que la próxima vez que te conectes a una wifi pública, recuerda seguir estos consejos para evitar ser víctima de un ataque.