vigilanciaonline.es.

vigilanciaonline.es.

Amenazas emergentes en entornos de teletrabajo

Introducción

El teletrabajo se ha convertido en una tendencia mundial debido a la pandemia del COVID-19. Muchas empresas han optado por esta modalidad para mantener sus operaciones mientras garantizan la seguridad de sus empleados. Sin embargo, esta práctica ha traído consigo nuevas amenazas cibernéticas. En este artículo, se analizarán las amenazas emergentes en entornos de teletrabajo y se ofrecerán algunas recomendaciones para prevenirlas.

Phishing

El phishing es un tipo de ataque cibernético que se basa en la suplantación de identidad para obtener información valiosa, como nombres de usuario, contraseñas, datos bancarios o información personal, entre otros. Este tipo de ataque se realiza a través de correos electrónicos, mensajes de texto o enlaces maliciosos que imitan la apariencia de una empresa legítima. En el entorno de teletrabajo, los empleados son más vulnerables a los ataques de phishing debido a que trabajan desde sus propios dispositivos y redes domésticas. Además, el estrés y la ansiedad asociados con la pandemia pueden hacer que los empleados sean más susceptibles a caer en estas trampas. Para prevenir los ataques de phishing, es importante que las empresas capaciten a sus empleados sobre cómo identificar correos electrónicos y enlaces maliciosos. También es recomendable que se implemente un filtro anti-phishing en los servidores de correo electrónico de la empresa y que se utilice un software de seguridad en los dispositivos de los empleados.

Malware

El malware es otro tipo de amenaza cibernética que se ha incrementado en los entornos de teletrabajo. El malware es un software malicioso que se instala en los sistemas sin el consentimiento del usuario y que puede causar daños importantes, como la pérdida de datos, el robo de información o el control remoto de los sistemas. En el entorno de teletrabajo, el malware puede ingresar a través de correos electrónicos maliciosos, descargas de software inseguro o sitios web comprometidos. Los dispositivos personales de los empleados son especialmente vulnerables ya que es posible que no utilicen software de seguridad actualizado o que tengan sistemas operativos desactualizados. Para prevenir los ataques de malware, es importante que las empresas establezcan políticas de seguridad claras y que proporcionen herramientas de seguridad actualizadas a sus empleados. También es recomendable que se realice una formación continuada sobre ciberseguridad para que los empleados estén al tanto de las últimas amenazas cibernéticas y cómo prevenirlas.

Ataques de fuerza bruta

Los ataques de fuerza bruta son otra amenaza cibernética que se ha incrementado en los entornos de teletrabajo. Este tipo de ataque consiste en probar todas las combinaciones posibles de contraseñas en un servidor o un dispositivo hasta que se encuentre la correcta. Este tipo de ataque se ha incrementado debido al uso de contraseñas débiles y la falta de políticas de seguridad en las empresas. En el entorno de teletrabajo, los empleados pueden ser víctimas de ataques de fuerza bruta si utilizan contraseñas inseguras o si comparten sus contraseñas con otros usuarios. Además, como muchos empleados utilizan redes WiFi abiertas, sus contraseñas pueden ser interceptadas y utilizadas para realizar ataques de fuerza bruta. Para prevenir los ataques de fuerza bruta, es importante que se utilicen contraseñas seguras y que se establezcan políticas de seguridad claras en la empresa. Los empleados también deben recibir formación sobre cómo proteger sus contraseñas y no compartirlas con nadie. Se recomienda el uso de herramientas que eviten el uso de contraseñas y que se utilice la autenticación de dos factores para proteger los sistemas.

Ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS)

Los ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS) son un tipo de amenaza cibernética que se utiliza para inundar un servidor con tráfico no deseado para que deje de funcionar. Estos ataques se han convertido en una amenaza importante para los entornos de teletrabajo, ya que los empleados pueden ser víctimas involuntarias de ataques DDoS. En el entorno de teletrabajo, los ataques DDoS pueden ser originados por hackers que buscan interrumpir los servicios de las empresas o pueden ser generados sin intención por empleados que utilizan aplicaciones o servicios que consumen una gran cantidad de ancho de banda. Además, como muchos empleados utilizan sus propios dispositivos personales, es posible que estos dispositivos estén comprometidos y sean utilizados como parte de una red botnet que se utiliza para realizar ataques DDoS. Para prevenir los ataques DDoS, es recomendable que las empresas utilicen soluciones de protección contra DDoS en sus servidores y que implementen políticas de seguridad claras. También es recomendable que se reduzca el uso de aplicaciones o servicios que consumen una gran cantidad de ancho de banda y que se utilice software de seguridad actualizado en los dispositivos de los empleados.

Conclusión

El teletrabajo ha traído muchas ventajas para las empresas, pero también ha traído consigo nuevas amenazas cibernéticas. Es importante que las empresas tomen medidas para proteger a sus empleados y prevenir los ataques cibernéticos. Las recomendaciones mencionadas anteriormente pueden ser de gran ayuda para garantizar la seguridad en los entornos de teletrabajo, pero es importante que las empresas establezcan políticas de seguridad claras y que proporcionen formación continuada sobre ciberseguridad para sus empleados. Solo así se podrá prevenir las amenazas emergentes en los entornos de teletrabajo y garantizar la protección de los datos y la información de la empresa.